Un sueño cumplido tras once años de exilio forzoso (capítulo 1)

La Buena Muerte, primera cofradía penitencial en regresar a la restaurada Santiago

El añil del cielo no distaba de aquellas madrugadas de Viernes Santo en la calle Merced. No era la fría primavera en mitad de la noche, sino el ocaso de una tarde de verano la que nos había citado ante una puerta que, caprichoso el destino, también había visto pasar ante sí los andamios para poder lucir, desde hace varios meses, como bien merece. La Basílica de la Merced despedía a una hermandad que once Semanas Santas después volvía “a casa”.

002-traslado-hdad-buena-muerte-jerez-cofrade-javier-romero-diaz
La Buena Muerte y el Dulce Nombre en su vuelta a Santiago / Javier Romero Díaz

El Cristo, la Virgen y San Juan conformaron un Calvario inédito y elegante

Contrapunto entre dos realidades combinables: el Niño Jesús y el Calvario que tan elegantemente conformó la hermandad de la Buena Muerte. La alegría de la juventud, plasmada en el andar del primer paso de la comitiva que regresaba gozosa a Santiago, no parecía preceder a la exquisita presencia de la Virgen del Dulce Nombre a los pies del Cristo de la Buena Muerte, junto con la presencia del Apóstol San Juan. Dos realidades que no son más que la eterna e irremediablemente necesaria paradoja de ser una cofradía de luto en un barrio que rebosa algazara por cada uno de sus rincones.

La música, también protagonista

Destacable el nivel derrochado por la Agrupación Musical Cristo de la Clemencia, en la que es hasta el momento la carta de presentación más importante de la formación musical.

001-traslado-hdad-buena-muerte-jerez-cofrade-javier-romero-diaz
El Niño Jesús fue acompañado por la A.M. Cristo de la Clemencia / Javier Romero Díaz

Sin embargo, lo más destacable a este respecto radicó en el repertorio escogido para el Calvario; clásico y fúnebre a partes iguales, la cofradía de Santiago se hizo así un guiño a sí misma con el acompañamiento por parte de la Banda de Música ‘Ciudad de San Fernando’, recordándose así que en su génesis el palio de María Santísima del Dulce Nombre debió estar acompañado por un repertorio musical muy similar al de ayer de no haber sido por “el maldito parné”, en palabras de uno de sus hermanos con los que departimos sobre este acierto.

Reunión con su propia historia

Calles como Escuelas, Guadalete o Ponce serán siempre barrio de Santiago, y así lo atestigua la cabecera parroquial que es el recientemente restaurado templo. Por allí discurrió la cofradía que volvería a cruzarse con la iglesia de la Victoria, donde radicó más de 20 años.

vuelta-a-santiago-hermandad-de-la-buena-muerte-2016-adrian-munoz-7
El calvario, frente a la iglesia de la Victoria / Adrián Muñoz Vicenti

Desde ahí, y con un transcurrir excesivamente lento de toda la cofradía, la Cruz de Guía de la hermandad cruzaba el dintel de la puerta de Santiago a las 00.53h del 11 de septiembre para que, casi una hora más tarde (00.41), los titulares de la hermandad de la Buena Muerte volvieran 11 años después al templo que nunca debieron abandonar.

📽 VÍDEO: Así regresó la Buena Muerte a Santiago

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *