“Hay un sector de hermanos que opina que una música de ese corte detrás de nuestro palio le iría muy bien”

Ayer comenzó la nueva temporada del espacio cofrade de Ondaluz Jerez

Matías Ruiz, hermano mayor de la Buena Muerte, ayer en Luz de Pasión

Matías Ruíz, hermano mayor de la Buena Muerte, visitó ayer miércoles el programa ‘Luz de Pasión’ de Ondaluz TV a fin de repasar todos los detalles del traslado que llevó, doce años después, a la corporación de la ‘Madrugá’ a su sede, la Iglesia Parroquial de Santiago. Un ilusionante retorno que dejó estampas novedosas y alejadas de lo que se suele ver en las Noches de Jesús, cuestión que quizás haya podido suscitar un debate sobre una hipotética  incorporación de música tras el palio de la Virgen del Dulce Nombre.

– Ya tenemos a la hermandad de la Buena Muerte en Santiago. Parece mentira, parecía que no iba a llegar nunca este momento, ¿no?

Llegó el momento. Yo era uno de los escépticos porque la Parroquia de Santiago entró en un impás, muchos creíamos que aquello se iba a derrumbar y nadie lo iba a solucionar. Parece que la mano del Señor estuvo ahí, se retomaron otra vez las obras y llegaron a buen puerto después de once años, seis meses y diecinueve días. Casi doce años fuera de nuestra parroquia atravesando muchísimos avatares.

– Más allá de las sensaciones que dejó la procesión del sábado, ¿cómo habéis ido viviendo estas primeras horas y estos primeros días en el templo de Santiago?

Con muchísima ilusión. Estamos todos encantados de volver a nuestra casa, a nuestra Parroquia.

Todavía no hemos podido bajar al Cristo de su paso después de la salida extraordinaria, porque evidentemente desde que hemos llegado partimos de cero por la obra nueva, por todos los artilugios y herramientas que tenemos allí – tanto para montaje como desmontaje-, que se han tenido que hacer nuevas y hoy (martes) precisamente la mayordomía tiene una reunión con el párroco.

Vamos a acceder a la cubierta porque a través de ahí se hace la bajada y la subida del Cristo y veremos de qué forma lo vamos a hacer, aunque no creo que haya problemas porque aquello será como siempre.

Asimismo, los más jóvenes de la hermandad están sorprendidos porque hace doce años algunos no habían ni nacido y están encantados de estar allí porque Santiago es una auténtica catedral.

Tenemos mucha ilusión por haber vuelto allí, ya que muchos éramos escépticos y pensábamos que Santiago se perdía. Con los avatares que tuvieron con la Junta de Andalucía, la empresa que suspendió pagos y lo abandonado que estaba aquello, podemos decir que por fin parece que el Espíritu Santo y el Señor del Prendimiento y de la Buena Muerte han querido que aquello esté nuevamente abierto.

– En la procesión llamaron dos cosas muchísimo la atención, una el Calvario, que creo que se antoja imposible repetirlo, y otra la música que lo acompañó, ¿volveremos a ver ese acompañamiento en un futuro?

(Ríe) En la procesión parece que gustó tanto que no paraban de recomendarme, insinuarme y decirme que eso se tenía que repetir en otras ocasiones. Yo digo siempre a mis hermanos que la Buena Muerte en madrugada de momento, y sobre todo la Virgen del Dulce Nombre, no va a llevar música, seguirá en silencio; pero hay que tener el oído atento y la mente despierta para saber escuchar lo que quiere el cabildo.

Que conste que todo lo que hemos hecho en esta ocasión es por un carácter extraordinario porque la vuelta a Santiago la teníamos que celebrar de alguna manera. Después de muchas reuniones, de mucho discutir, de mucho ver las cosas de la manera más adecuada posible, siempre siendo honrados con la idiosincrasia de nuestra hermandad, no podíamos hacer cualquier cosa y surgió esto.

Vacaciones no hemos tenido porque hemos pasado por un mes de agosto copado de reuniones entre junta de gobierno y mayordomía sobre todo, que desde aquí les mando un abrazo por el trabajo ímprobo que ha hecho. El resultado ha sido esta puesta en escena e insisto que hemos intentado ser lo más honrado posible con nuestro carisma y evidentemente habrá que estar atentos a lo que digan los hermanos

– ¿Pero ha habido un debate histórico en la hermandad o es algo nuevo?

En la hermandad ha habido alguna inquietud, pero no una gran inquietud. Hay un sector de hermanos que opina que una música de ese corte detrás de nuestro palio le iría muy bien.

Son opiniones. Hay una mayor parte de hermanos que no piensa igual, que considera que la Virgen del Dulce Nombre debe seguir en silencio.

– ¿Qué recuerdos van a quedar de estos años que habéis estado en la Basílica junto a la patrona?

Inolvidables. El trato, el cariño y la generosidad que hemos recibido de parte de la comunidad de padres mercedarios han sido exquisitos.

Yo creo que somos parte ya de la familia mercedaria. Nuestro perfil nunca fue cercano a la Merced, pero después de estos cuatro años nos sentimos casi todos los hermanos mercedarios. Alguno incluso insinuó que nos quedáramos allí por el trato que nos brindaban y por lo bien que estábamos.

– Cuántas ganas teníamos de ver la puerta de Santiago abierta…

Pero ganas… Esa puerta nos trae grandísimos recuerdos a todos – sobre todo a los más veteranos-, tanto espirituales como personales. Mañana celebro 35 años desde que pasé por esa puerta para casarme, así que guardo con mucho cariño de todo ocurra en la parroquia, pues siempre me ha traído muchísimos recuerdos.

– A partir de ahora a pensar un poco en vivir, en disfrutar de vuestra estancia en vuestra casa de siempre…

Por supuesto. Y además, querría aprovechar para agradecer a los hermanos su asistencia, por esta vuelta tan extraordinaria a la parroquia. A mi junta de gobierno, por la colaboración y por quedarse casi sin vacaciones, ya que nos ha cogido todo muy precipitado. Y al equipo de mayordomía me gustaría darle un fuerte abrazo porque se han portado.

 

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *