El perrillo cofrade

La curiosa historia de la imagen que añadieron los cofrades de la Cena al altar que recibió a la patrona

La hermandad de la Sagrada Cena dispuso en la tarde de ayer a su misterio en la puerta principal de San Marcos para recibir a la patrona de Jerez, la Virgen de la Merced. Una imagen que dejó a más de uno sin palabras y que lucía un detalle que no se le escapó a casi nadie.

¡Un perro!, ¿pero va en el paso?

002-cena-misterio-cena-2016

La imagen del can es propiedad de los padres dominicos, en cuya sede se encuentra la imagen de Santo Domingo de Guzmán. A los pies de la misma se encuentra la imagen de este animal, cedido a la cofradía del Lunes Santo para la ocasión. Pero, ¿por qué un perro frente al misterio de la Sagrada Cena?

Tiene una explicación. Cuentan los hermanos de la cofradía de San Marcos que Pepe Soto, alma mater de la corporación del Lunes Santo, siempre quiso añadir un perro al misterio que procesiona sobre el antiguo paso del Cristo del Cachorro. Ayer, aunque no fuera sobre el imponente canasto de Castillo Lastrucci, los cofrades de la Cena quisieron homenajear así a uno de los ideólogos de la cofradía.

001-cena-misterio-cena-2016

Y lo cierto es que este simpático detalle no desentonaba frente al espléndido altar dispuesto ayer en la puerta de San Marcos.

Santo Domingo de Guzmán y el perro

Fuente: Dominicos.org

La leyenda (primera biografía de Santo Domingo) narra una visión que su madre, la Beata Juana de Aza, tuvo antes de que Santo Domingo naciera. Soñó que un perrito salía de su vientre con una antorcha encendida en su boca. Incapaz de comprender el significado de su sueño, decidió buscar la intercesión de Santo Domingo de Silos, fundador de un famoso monasterio Benedictino de las cercanías. Hizo una peregrinación al monasterio para pedir al Santo que le explicara el sueño. Allí comprendió que su hijo iba a encender el fuego de Jesucristo en el mundo por medio de la predicación. En agradecimiento, puso a su hijo por nombre Domingo, como el santo de Silos. Es un nombre muy apropiado, por cuanto Domingo viene del Latín Dominicus, que significa “del Señor”. De Dominicus (Domingo) viene Dominicanus (Dominico, que es el nombre de la Orden de Santo Domingo). No obstante, utilizando un juego de palabras, se dice que Dominicanus es un compuesto de Dominus (Señor) y canis (perro), significando “el perro del Señor” o el vigilante de la viña del Señor)

En su carta Domingo del 4 de Febrero de 1221 a todos los obispos de la Iglesia recomendando la Orden de Santo, el Papa Honorio III dijo que Domingo y sus seguidores habían sido “nombrados para la evangelización del mundo entero”. Y en otra carta, esta vez dirigida a Domingo (18 de Enero de 1221), el Papa les llamaba pugiles fidei (caballeros de la fe, defendiéndola contra todo el que se oponga a ella). Esto es lo que Domingo hizo durante toda su vida, defender la fe con el ejemplo de su vida y con su predicación incesante contra los herejes del Languedoc en el sur de Francia, y con su deseo de ser misionero entre los no-cristianos.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *