El pilar de Santiago

Siempre de frente

Las redes sociales suelen jugar muy malas pasadas. Las redes en sí no tienen culpa de nada, en todo caso los emisores y receptores de los comentarios que en ellas se vierten. El tema viene al caso por lo ocurrido hace apenas unos días como consecuencia de un juego de palabras protagonizado por Santiago Sánchez, portavoz municipal de Ganemos Jerez.

A estas alturas de la película, quien más y quien menos sabe ya que el concejal deseó “feliz día del Pilar” con una fotografía en la que, efectivamente, se apreciaba el pilar de una vivienda.

Apenas unas horas después de publicarse el comentario se inició una cascada de reacciones en las que se censuraba lo que algunos consideraban un chiste malo y otros una ofensa a la religión católica.

Confieso que me encuentro entre los primeros porque a mi juicio, el comentario y la foto del pilar no pasan de ser un chascarrillo de tantos como circulan a diario por las redes sociales.

Presumir que Santiago Sánchez pretendía ofender a los creyentes me parece aventurado, porque en su comentario aprecio quizá más un desdén al 12 de octubre –declarado como Día de la Fiesta Nacional en 1987, con el PSOE en mayoría absoluta- que un menosprecio a la Virgen del Pilar.

Los católicos somos a menudo vilipendiados por el mero hecho de serlo, no digamos si encima somos cofrades y se nos ocurre sacar pasos a la calle. Pero de ahí a tratar de considerar ofensivo cualquier cosa que circule por las redes media un abismo.

Conviene por ello actuar con mesura, sobre todo porque puede ocurrir que de tanto poner el grito en el cielo por cualquier cosa nadie nos tome en cuenta cuando la ocasión realmente lo merezca.

Lo único que cabe recordar en este caso al concejal de Ganemos es que los cargos públicos están expuestos a la crítica -ya sea merecida o injustificada-, de ahí que deba tenerse en cuenta la trascendencia que puede tener todo aquello que se publica. Ya saben, “el que evita la ocasión, evita el peligro”.

PD: Más allá de dimes y diretes, este sábado quedó claro que el verdadero pilar de Santiago es el Señor del Prendimiento.

vueltaprendimientorafadominguez

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *