Las hermandades apostarán por reforzar sus medidas de seguridad

Varias cofradías tienen intención de fortalecer la prevención de robos en sus dependencias

Los hechos acontecidos en el día de ayer han puesto en alerta a las cofradías de Jerez. Si bien algunas hermandades poseen medidas de seguridad para evitar que se produzcan robos como los que, desgraciadamente, ha sufrido la hermandad de la Cena, algunas corporaciones todavía no disponen de medidas pertinentes para salvaguardar su patrimonio y evitar disgustos como el de ayer. Sin embargo, son varias las cofradías que ya han tomado decisiones al respecto y reforzarán la seguridad en sus dependencias, para evitar situaciones como esta o las registradas en el año 2009 en San Lucas y San Mateo, cuando se produjo el robo de las cantoneras de la cruz de salida del Señor de las Tres Caídas e intentaron acceder al segundo templo sin éxito.

Se antoja imprescindible tomar medidas de seguridad solventes, por dos razones evidentes. La primera, por el tremendo valor artístico, histórico y económico de las piezas que las cofradías guardan en sus casas de hermandad; de nada sirve preocuparse por la conversación del patrimonio sin protegerlo de los robos. Y en segundo lugar, por la escasa vida que se realiza en las dependencias. Las cofradías son entidades que aceleran su vida al final de los horarios laborales, en torno a las 20.00h, lo que hace que durante el resto del día -salvo en contadas excepciones- las dependencias queden relativamente expuestas, siempre que no se tomen medidas, ante este tipo de situaciones.

Hay ejemplos a seguir, no obstante. Las cofradías deben darse cuenta de la importancia que merece proteger su patrimonio, con medidas solventes como alarmas o cámaras de seguridad, amén de puertas que entrañen dificultad para manipularse, haciendo que quienes intenten forzarla tarden en desmontar -o les sea imposible- estas cerraduras blindadas, dejando tiempo para la reacción de vecinos y peatones que pudieran darse cuenta del acto delictivo. Son varias las hermandades que tienen cámaras de seguridad y alarma antirrobo, que comunican de inmediato cualquier presencia sospechosa en las dependencias y que avisan de inmediato a la policía.

La mala suerte se ha cebado con la Hermandad de la Cena, que es solo un ejemplo de lo que ha podido suceder en otras corporaciones, y debe servir de llamada de atención a cuantas cofradías no toman medidas preventivas para evitar robos y otros sustos.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *