Devolviendo al Señor a su barrio

Nuestro Señor del Amparo presidió el Vía Crucis de la parroquia de las Viñas

Siempre está en su capilla, es algo innegable. La Virgen del Consuelo y el Señor del Amparo aguardan siempre la visita de sus vecinos de El Pelirón, mas en el día de ayer la cofradía del Miércoles Santo recuperaba un Vía Crucis por el cual el barrio comenzó a conocer la imagen de Pedro Ramírez allá por el año 2003.

A la salida, silencio. El Señor salía en parihuela por la ronda con el acompañamiento de un nutrido cortejo y los sones de un quinteto de metal, que interpretó el reconocido ‘Ave María de Caccini’ cuando el Amparo volvía a recorrer las calles de su barrio. Sus hermanos y vecinos confluyeron en la parroquia de las Viñas, donde radicó la corporación durante catorce años.

A la vuelta, con la caída de la noche, el traslado tomó otro cariz, con un Señor -y una cofradía- que parece hecho para la noche. Este regreso demostró que la presencia del Señor concitó a sus hermanos y vecinos y en la corporación esperan repetir cada año, celebrando incluso sus cultos en la que es su parroquia.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *