San Mateo: Oración sedente

A la luz de las velas

No me llores más María,
aleja ya tu desconsuelo,
pinta de azul ese cielo que te llena de porfía
con esa torpe poesía ansiosa por dar consuelo.
No me llores Madre mía
rompe el cristal de ese velo
no sufras más el flagelo
que tus mejillas castigas.
Anda y dame una sonrrisa…
¡Yo te daré mi pañuelo!

Antonio Moure


Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *