Gracias

Las pamplinas de @JosAntonioNez

Lunes. Un lunes diferente. El último lunes de Cuaresma. Pues sí, en tan sólo 6 días la luz volverá a brillar como sólo lo hace en una semana al año…y tú volverás a ser ese niño que rescata de su recuerdo la bola de cera que un día llegó a su vida para llenarla de gotitas de colores de ilusión.

Hoy no pido que me dejes contarte una pamplina. Hoy vengo Jerez a darte las gracias a ti. ¿Qué por qué?, te quiero dar las gracias por:

Gracias Jerez por hacer que los naranjos de mi barrio parieran el azahar en ese preciso momento que sabías que más me haría sonreir, ni antes, ni después. Florecieron el día exacto, a la hora exacta para volver a convertirme en ese niño que solo busca un Palio de vuelta para ser la persona más feliz de la tierra.

Gracias Jerez por hacer que Marta y José besaran las manos y los pies de tus creencias como si fueran propias. En sus besos van todas las plegarias de amor que dos corazones inocentes puedan dar.

Gracias Jerez por ponerte el moño alto y caminar haciendo música celestial con tus tacones para sacarme un suspiro de amor cuando me ganaba el pulso de la nostalgia.

Gracias Jerez por calmar mi Sed como jamás me lo hubiera imaginado. Has calmado mi Sed con el mejor de los vinos: el que hace mi Vecino cuando convierte el agua del Tempul en el mejor de los finos. Él es mi barrio y Ella el Amparo de toda alma perdida.

Gracias Jerez por soplar mis dudas. Tú sola conviertes la roca más dura en simple polvo cuando te pones flamenca…que eres flamenca hasta en Cuaresma. Que no hay nada más flamenco que un besamanos en Santiago.

Gracias Jerez por enseñarme que en esta vida todo tiene sentido. Y que en esta vida la Cuaresma es más Cuaresma si de vez en cuando el levante roza tu piel.

Gracias Jerez por regalarme, un año más, el primer varal, el primer manto, el primer aroma a incienso. Y regalarme como si fuera un jerezano más esa primera luz que es solo tuya y que en marzo dobla las esquinas como doblan los pasos de misterio cuando saben que ya están llegando a su barrio.

¡GRACIAS JEREZ! Por volverme a entregar tu Cuaresma como si me quisieras conquistar otra vez sin saber que ya lo hiciste. Ya apenas seseo por tu culpa Jerez. Mi gente me dice que sea tuyo ya para siempre…y yo que ya solo quiero balcones con mi abuelo los miro y les digo Mira cómo será,  que entre Sevilla y Jeré ya no sé donde rezá”

¡GRACIAS JEREZ Y FELIZ SEMANA SANTA!

Compártelo:

1 comentario

  • Ole y ole mil veces!!! Tus palabras me saben a túnica recién planchada, a marcha recién estrenada, al primer suspiro, al primer beso lanzado al aire… En fin. ¡Cuánta frescura y claridad en tus palabras!
    Ole y ole mil veces!!! Enhorabuena, “jerezano”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *