Barrios y contrastes de una jornada brillante

El Sábado de Pasión sigue demostrando ser uno de los días más interesantes de cuantos se avecinan

Hasta cuatro barrios se echaron a la calle en la jornada de ayer, a los que hay que sumar toda una entidad local autónoma como Guadalcacín y las cercanías al Convento de Capuchinos. Las Torres, Picadueñas, El Chicle y la zona sur demostraron el potencial de las corporaciones que radican en sus barriadas, con especial atención a dos de ellas que, a priori, procesionaron por última vez en la jornada de vísperas que concita al Jerez cofrade -y gran parte de la provincia- alrededor de dichas hermandades.

San Rafael y la Sed comparten casi todo. Coetáneas ambas corporaciones en su erección canónica, serán dos nuevas cofradías en la Semana Santa de 2018, siempre y cuando soliciten esta incorporación y desde el obispado de Asidonia-Jerez se les conceda. Todo parece indicar que así será, pero antes de que esto suceda, los cofrades de la zona sur de la ciudad ofrecieron en el día de ayer una forma muy personal de poner a sus titulares en la calle. El Señor de la Salud, arropado por su barrio durante casi todo el recorrido, volvió a visitar al Cristo de la Expiración en San Francisco, momento álgido de su tarde de Sábado de Pasión. Por su parte, el Cristo de la Sed se adentraba en San Miguel un año más, lugar especial para estos cofrades que recuerdan aquel 10 de septiembre de su bendición. Dos corporaciones que también comparten ciertos puntos de su recorrido en los que se palpó el carácter de barrio de ambos cortejos -ambos en clara evolución en cuanto número y calidad- y el romanticismo de ambos pasos andando de frente.

El Señor de la Salud por su barrio / Javier Romero

EL DETALLE

Sed y San Rafael recorrieron Hijuela del Agrimensor y Garrochistas de Bailén con marchas clásicas que interpretaron Rosario de Cádiz y San Juan. Momento de gran sabor cofradiero.

En Las Torres volvieron a disfrutar del Señor de la Salvación, que año tras año demuestra mayor aceptación por parte de sus vecinos, refrendado con la presencia de mayor público por las calles de su barriada y de otras colindantes como Icovesa, Juan XXIII e incluso el Polígono de San Benito. Las túnicas redentoristas de la corporación volvieron a teñir la zona céntrica de Jerez más cercana a su barrio, como la calle Lealas o la propia Iglesia de la Victoria, donde hicieron estación de penitencia un año más.

El Señor de la Salvación a su paso por Santiago / Alejandro Melero

El viento fue también protagonista

El levante estuvo presente durante toda la jornada -aunque fue amainando durante las horas de la noche- y continuará hasta el Lunes Santo, según la AEMET

La túnica también fue protagonista en otro barrio como Picadueñas. La Misión salía por primera vez como hermandad de penitencia, recogiéndose por segunda vez como tal, con un estreno muy esperado por sus hermanos. El hábito nazareno, de inspiración mercedaria, se podía contemplar a plena luz del sol con sensaciones muy positivas en cuanto al número de hermanos que formaban el cortejo y por lo estético del mismo.

La Misión, que estrenaba túnica nazarena, volvió a discurrir por el barrio de Picadueñas / Javier Romero

Guadalcacín entera volvió a echarse a la calle con el Señor de la Entrega y la Reina de los Ángeles, presentando de nuevo el magnífico misterio de Navarro Arteaga por las calles de una entidad local autónoma que parece quedársele pequeña a la corporación de la parroquia de San Enrique y Santa Teresa.

El Señor de la Entrega y la Reina de los Ángeles, en la tarde de ayer por Guadalcacín / Alejandro Melero

Por último, el contraste a la jornada volvió a salir de Capuchinos con la Hermandad de la Mortaja. El rotundo y portentoso misterio del imaginero sevillano José María Leal se ponía en la calle pasadas las 21.30h, con un cortejo bastante aceptable y que, sin dudas, ofrece algo distinto y cuidado con sumo gusto a los cofrades de la ciudad que se citaban con esta corporación.

La Mortaja volvió a ofrecer el carácter de riguroso recogimiento a la jornada del Sábado / Javier Romero

La Mortaja tuvo que cambiar el itinerario de vuelta

La falta de efectivos de policía en la noche de ayer impidió que se retiraran los coches de la calle Santo Domingo por lo que la cofradía decidió transitar por Eguiluz y Sevilla, recogiéndose 10 minutos antes de lo previsto.

Jornada musical de gran altura

Las Agrupaciones Musicales ‘San Juan’ y ‘La Sentencia’ volvieron a marcar el paso de sus estilos musicales, alcanzando cotas musicales muy gratificantes y que, de alguna forma, no es más que la jornada de ‘calentamiento’ para sus músicos. Corporaciones, estas, entregadas a las hermandades que confían en ellas como también lo está año tras año ‘Nuestra Señora del Rosario’ de Cádiz, tras el Cristo de la Sed. Una delicia escuchar los sones clásicos -y más modernos- tras el crucificado de Elías Rodríguez, conformando un binomio de gran calidad. También en el estilo de cornetas y tambores se presentaron en la jornada de ayer las hermandades de la Misión y la Salvación, con ‘Cristo del Mar’ de Vélez-Málaga y ‘Nuestra Señora de la Salud’ de Córdoba, respectivamente.

Asimismo, la Mortaja volvió a darnos otros aires musicales con el conjunto vocal que remataba la presencia de la capilla musical ‘Sonos Angeli’.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *