Se acabó la Semana Santa

Aunque todavía queda la del Resucitado, la jornada de ayer puso el broche de oro a los desfiles procesionales

Y llegó el epílogo de la Semana Santa con la romántica estampa de la recogida de la Virgen de la Piedad, imagen grabada ya en el recuerdo. Una recogida que casi coincidió -las cosas del destino- con la de la Hermandad de la Soledad en La Victoria.

Pero, la jornada comenzaba a las cuatro de la tarde en Las Viñas, donde la Hermandad de la Exaltación volvió a demostrar su sitio en uno de los días grandes de nuestra Semana Santa. Y volvió a demostrar lo que significa ser una cofradía de barrio. Por cierto, en el paso de misterio, simbiosis total entre la cuadrilla de costaleros y la Agrupación Musical de La Sentencia.

A las cinco y media de la tarde se abrieron las puertas de San Francisco para acoger, por segundo año consecutivo, la salida procesional de la Hermandad del Cristo. Será el último, ya que el año próximo volverá a hacerlo desde la Ermita de San Telmo. La saeta estuvo presente en muchos momentos del recorrido, donde la emoción estuvo a flor de piel.

Y de la saeta a la música de capilla. Romanticismo en San Pedro con la Hermandad de Loreto. Una cofradía que contemplarla es un deleite para los sentidos. Un año mas, su regreso por la calle Bizcocheros a oscuras encumbró uno de los grandes momentos de la jornada.

Desde La Victoria, majestuosidad y elegancia. Descendimiento y Soledad. Y cuando cae la noche, ya en la madrugada del Sábado Santo, la Virgen de la Soledad y el acompañamiento de la Banda de Música del Maestro Dueñas junto a la emoción incontenida del capataz Martín Gómez, convierten la calle Porvera en un lugar idílico, solo apto para melómanos.

Y todo se acaba en la calle de la Sangre. Todo se acaba con la Piedad. Ella ya es nostalgia. Se fue el Viernes Santo y se llevó la Semana Santa. Comienza ahora una nueva espera, un sueño del que despertaremos el próximo 25 de marzo.

Faltan 344 días…

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *