La ilusión pudo un año más con el calor de Doñana

Los romeros jerezanos caminaron hacia la aldea en su primera jornada completa en el Coto

Los primeros rayos del sol iluminaban en el Coto los brillos dorados y plateados del Simpecado de la Hermandad del Rocío de Jerez y su carreta, antes de que muchos de los peregrinos de la comitiva abandonaran sus tiendas de campaña recordando que el sueño de estar en Doñana era una realidad y que el camino se volvería a iniciar tras la misa en Marismillas.

El calor se hacía presente en las arenas, teniendo que cambiar la hermandad los mulos de la carreta del Simpecado y haciendo el transitar “algo más brusco”, nos contaba una peregrina, que reconocía que la tónica general entre los caminantes era de cansancio e incomodidad por las altas temperaturas al sol y el polvo. Lógica esta situación, por otra parte, en las arenas del camino que se hicieron más pesadas de lo habitual en la jornada de ayer aunque comparando con las del año pasado “están perfectas”, reconocía entre risas un peregrino jerezano.

En Marismillas, la misa de romeros. La fe y la ilusión desbordantes pudieron con el sudor y el sofoco que provocaba el astro rey en todo lo alto, combatidos con hidratación constante y cante frente al Simpecado. Tras la misma, primera en Doñana, la comitiva paraba detrás del Palacio de Marismillas. Allí, la familia Estévez ofrecía a los romeros una copa de jerez que se detenían por unos minutos antes de continuar buscando la aldea almonteña.


Sin solución de continuidad, la Cuesta de la Leche se convertía un año más en vadera para la carreta del Simpecado y el resto de la comitiva, que vivía la jornada más calmada -en cuanto a trayecto- de la romería, concluyendo sin incidencias reseñables

La Hermandad de Jerez amanecerá en la Cañada del Cerro del Trigo, adonde llegaron en torno a las 8 de la tarde, abandonando este lugar de pernocta para celebrar la misa de romeros en el Cerro de los Ánsares, uno de los momentos más significativos de la peregrinación que viven los romeros jerezanos.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *