My way…

Las pamplinas de @JosAntonioNez

Lunes. Un lunes especial. Un lunes de caminos que huelen a eucalipto y a río serpenteando en la memoria. Lunes choquero. Un lunes que sabe y huele al amor de un pueblo por ser tal y como es: mariano.

Déjame que te cuente una pamplina que me pasó hace unos días. Andaba yo con mi secuaz más fiel, mi Joselito. A Joselito le sobra experiencia en la vida, tan es así que va sonriendo siempre por que sabe que todo esta por llegar. Pues eso, que estando tranquilamente paseando con él me suelta un lapidario “Tocayo, mejor vamos por el camino más largo”

Y me hizo pensar…

“Por el camino más largo”. Ole, sin acortar, sin buscar atajos. Si hay que ir por la vida mejor será ir por derecho, mejor será perdernos por nuestro camino que encontrarnos en otros ajenos donde no pintamos nada.

Hablando de caminos, siempre he pensado que el camino más corto es el camino que tiene más bares abiertos. Este es el motivo por el que en mi pueblo somos capaces de decir que vamos a la esquina y tardar 3 horas en volver…y siempre volvemos con menos dinero y con más sonrisa.

Caminos. Caminos que van  buscando aldeas donde se posan los rezos de almas que huelen a verdad antigua, que huelen a puro Amor de Dios…y es que, querido amigo, no hay amor más verdadero que el amor que va desde el Amor de Dios al Amor de María. (Sí, con mayúsculas)

Caminos que al principio nos llevan a la escuela, luego al trabajo, más tarde a jugar con nuestros hijos en el parque, después volveremos de nuevo a la escuela para abrazar a la salida a nuestros nietos…y llegar a ser al final ese polvo que levanten las carretas de los que pasen detrás de nosotros.

Hay caminos embarrados, caminos cortados, caminos inundados…y el peor de todos los caminos sin duda: el camino de vuelta de la Feria con tu “cuñao” haciendo la entrada de San Benito cada quince minutos.

¡SONRÍE! Sigue por tu camino. El que quiera que lo ignore. El que quiera que lo cruce. El que quiera que te de la mano y te acompañe. Tranquilo, no corras, solo tendremos un camino. Respira hondo. No andes perdido por él. Disfrútalo…y te aseguro querido amigo que al final del camino Él te dará las gracias por haberlo recorrido con una sonrisa.

¡VIVA LA VIRGEN DEL ROCÍO, VIVA HUELVA CARAMBA!

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *