La tabla

Las pamplinas de @JosAntonioNez

Lunes. Exacto el día donde reina el olor a puchero en las casas de vecinos. No es por incordiar, Dios me libre, pero antes de que te des cuenta será viernes a las tres de la tarde…así que aprovecha la semana que nadie te la va a devolver.

Déjame que te cuente una pamplina que me pasó hace exactamente 2 días. Estaba sujetanto la barra de un tabanco, digo que la estaba sujetando por que la vi cargadita de vasos y me dio cosa que ella sola tuviera que cargar con tan preciado peso cuando escucho decir a mi vera: “Ese con su tabla con ruedas sí que es un héroe de los de antes”

Ole ahí. Decia tabla con ruedas pero mi paisano se refería a un monopatín. Ese español en monopatín que hace unos días le sirvió a la Europa que naufraga de tabla de salvación…si los políticos no hacen nada ya lo haremos nosotros.

Tablas que salvan vidas: como las tablas de Moisés, Ignacio Echeverría se aferró a su “tabla” para salvar vidas. En mi pueblo no hay absolutismos que valgan, si nos intentan cortar el cuello como a corderos en mataderos lo llevan claro.

No se a ti pero a mi me ha dado ese señor una lección vital: la vida del prójimo es parte de mi vida. Eso nos enseñó Él: “Quiere al prójimo como a ti mismo”. Ole, pues así lo hizo mi paisano, que aprenda Europa.

Al mundo lo mueven genios montados en monopatín, policías que ,como el de La Línea de la Concepción, dan su vida por proteger la nuestra…brindo hasta la cirrosis por ellos.

Honra a nuestro país personas como Ignacio. Y dicen los catalanes que no quieren ser españoles…pues yo si soy de Australia y veo lo que ha hecho Ignacio Echeverría me intento nacionalizar español del tirón.

Con héroes así uno recupera la fe en las personas, en el pais, en nuetro patrimonio primordial: el humano. Nos vamos fuera a trabajar y somos capaces de enfrentarnos al mismo diablo a mamporrazo limpio con un monopatín, con dos cojones.

Honor y gloria para Ignacio Echeverría. Menos elevar a los altares a futbolistas egocentristas y cantantes sin principios y más decirle a los niños que debemos darnos a los demás…sean de nuestra misma sangre o sean desconocidos. Nuestro paisano llevó hasta las últimas consecuencias darse a los demás.

¡SONRÍE! No todo está perdido. Si queda alguien dispuesto a protegernos es que todo tiene sentido….y es que la mayoría de las veces nos salvan diariamente con un simple beso.

¡VIVA IGNACIO ECHEVERRÍA CARAMBA !

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *