El Santísimo recorrió ayer la feligresía de Santiago gracias al esfuerzo de la Sacramental

La Virgen de la Paz también procesionó en una jornada marcada por las altas temperaturas

El sacrificio de ser hermandad sacramental pura” es el título de un artículo que el periodista Javier Comas publica hoy en Pasión en Sevilla. Y cuanta razón tiene…
Ayer era Domingo de Trinidad y, como prescriben las Reglas de la Hermandad Sacramental de Santiago -la única sacramental pura de Jerez- el Santísimo volvió a procesionar, esta vez, desde el restaurado templo parroquial de Santiago. Han sido muchos los sacrificios -no se los pueden ni imaginar- para poder llevar al Santísimo por las calles de su feligresía. El artículo de Javier, aunque escrito en Sevilla y para Sevilla, lo podríamos extrapolar a nuestro querido Jerez: “Ser pura no está de moda. Sus nóminas de hermanos apenas superan el centenar y su lucha incansable por sobrevivir ante «la selva» de cofradías en la que se encuentran es un sacrificio impagado.

La Hermandad Sacramental de Santiago, después de un largo ostracismo, recuperó el pasado año 2016 su procesión eucarística que, como todos recordarán, salió de la capilla del Asilo de San José. Un esfuerzo titánico para una corporación que, como también ocurre en Sevilla, lucha incansablemente por sobrevivir. Y ayer, con escaso público en la calle -las altas temperaturas también tuvieron su parte de culpa- se pudo disfrutar de una procesión con sabor añejo.

La Sacramental de Santiago, como ocurre en las corporaciones sacramentales sevillanas, tampoco deja a Dios de lado. Sus hermanos luchan por seguir vivos como siempre lo hicieron a lo largo de los siglos. Y ayer, volvieron a demostrarlo, aunque no esté de moda ser sacramental pura.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *