“Estamos estudiando la carrera oficial, pero se cambiará si el pleno quiere que se cambie”

Entrevista a Dionisio Díaz, presidente de la Unión de Hermandades de Jerez


El próximo día 21 se cumplirá un año de la elección de Dionisio Díaz como presidente del consejo directivo de la Unión de Hermandades de Jerez. Termina ahora el primer curso de su mandato y hacemos repaso de los meses iniciales al frente del máximo organismo cofradiero.


– ¿Qué sensaciones le ha dejado el primer año de mandato?
– Creo que un buen sabor de boca, aunque eso deberán decirlo los cofrades. Un trabajo intenso, muy constante y enorme. La verdad es que uno se imagina conocer el mundo de las cofradías, debido a los años que ha estado de hermano mayor, pero es tremendamente más intenso. Puede rozar la locura (ríe).

– Siendo 1 muy mala y 5 muy buena, ¿cómo valoraría su gestión y la de su equipo?
– A mí no me gusta ponernos nota. Como te he dicho, creo que deberían decirlo los cofrades, pero bueno, no voy a esquivar la respuesta. Yo creo que un 4 o un 3,75 sería justo debido al trabajo que hemos realizado. Creo que nada ha salido excepcionalmente mal. Habrá cosas que no hayan gustado, que nos hemos equivocado. Es normal, pero en líneas generales se ha realizado un buen trabajo.

– ¿Hay entendimiento con los hermanos mayores? ¿Más adhesiones que disensiones?
– En el último pleno extraordinario que hemos tenido, la propuesta del consejo era complicada. Primero porque era económica, era “quitarle” a 38 hermandades 350 euros para dárselos a 7 de vísperas, dos de gloria y una sacramental. Y lo cierto es que la hemos sacado adelante. Creo que los hermanos mayores están con el consejo. Indudablemente, hay quien piensa que la propuesta no era buena y gente que tengo claro, un par de ellos, que a todo lo que diga el consejo van a decir que no. Además que nos lo han dicho desde el primer momento. Si todo el mundo estuviera contento, algo malo habría…

– Otra cuestión que suele dar que hablar es el reparto económico para las hermandades. La solución que se le ha dado este año es la de abonar el 90% para las de Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección y el 10% para vísperas y glorias. ¿Se pretende mantener este modelo en años venideros o está sucinto a modificaciones?
– Sí, se ha aprobado el primer punto del reglamento de régimen interno. Lo tiene que ratificar la Delegación Diocesana, evidentemente, pero esto no se puede modificar salvo que se convoque otro pleno extraordinario para modificarlo. En los próximos plenos se irán aprobando los siguientes puntos que iremos presentando, si los hermanos mayores lo ven oportuno, con la idea de tener el reglamente de aquí a un par de años. Es una de las cosas en las que más hincapié hizo el obispo cuando fuimos el pasado mes de septiembre. El tema económico era el más acuciante y lo hemos dejado cerrado.

– Ahora se va a proceder a modificar la normativa diocesana de hermandades y cofradías, ¿se está proponiendo a la delegación algún cambio en este sentido?
– Don José nos ha dicho que las propuestas que tengamos del apartado del consejo se las hagamos llegar a la delegación, y en ello estamos. Tenemos un par de cosas, por ahora, que creemos que hay que cambiar. Y por parte de las hermandades, serán ellas las que tengan que proponerlo. No sabemos si a nosotros o a la delegación, aún no nos han avisado de esto.

– Algo que ha llamado la atención es la rapidez con la que se han llevado a cabo nombramientos en este año. Cartelista, pregonero…
– Bueno, la idea era irnos ahora de vacaciones con todo cerrado. El viernes tenemos una eucaristía con el asistente espiritual del consejo e intentaremos tomar un respiro hasta mediados de agosto con estas decisiones ya tomadas. La Semana Santa del año que viene es antes y creemos que el pregonero tiene que tener un verano para ir trabajando el pregón. El tema del cartel es algo que teníamos visto hace un mes aproximadamente y era absurdo tenerlo callado.


– ¿Y el Vía Crucis?
– Después de agosto.

– Al hilo de esto, ¿cómo se está llevando a cabo el proceso de toma de decisiones? ¿Se tiene en cuenta al pleno o es algo exclusivo del consejo?
– Desde el primer momento dijimos que era una decisión del consejo. Es de las pocas cosas que decide el consejo, además de que al final los ‘palos’ son para nosotros de cualquiera de las maneras. Son decisiones nuestras y así las estamos tomando. De momento, nos está acompañando el Espíritu Santo, están saliendo las cosas medianamente bien.

– En el caso del pregonero, también es notoria su juventud, ¿significa esto algo o es una cosa arbitraria?
– No se tiene en cuenta la edad. En la primera votación hubo consejeros que sí que vieron la necesidad de que el pregonero tuviera una cierta edad, un cierto bagaje. Recuerdo que hace años ya se decía que había un salto generacional en el pleno, que había hermanos mayores de cierta edad y otros bastante jóvenes, como era mi caso con mi hermandad, de la que fui hermano mayor con 28 años, aunque fuera nueva. Quizás con los pregoneros ha pasado lo mismo, hay más gente joven que puede darlos que de una edad más avanzada.

Lo mejor, te diría que la experiencia personal. Es bestial la vivencia. Pero el trabajo de mis consejeros, de todos y cada uno de ellos, que le quita horas a su familia, a su trabajo, a sus hermandades…

– De nuevo ha saltado a la palestra el eterno tema: la carrera oficial… ¿se va a cambiar?
– Se cambiará si el pleno quiere que se cambie. Nosotros estamos estudiándola, tal y como dije cuando empezamos. La que ha salido (Propuesta de inicio de la misma en la Alameda del Banco) no deja de ser una idea de un par de consejeros que indudablemente la tienen muy madurada y trabajada. Puede ser una buena idea, pero tenemos que valorar esa y la del resto de consejeros. Si la vemos oportuna, se presentará. Pero no hay nada.

– En cualquier caso, esto no ha hecho más que suscitar diversas opiniones sobre la actual y sus posibles cambios. Parece como si a nadie le gustase… ¿o es que los detractores mucho ruido?
– A mí mucha gente me dice que no se debía de haber quitado de la Rotonda de los Casinos, pero se quitó y es prácticamente imposible ponerla de nuevo ahí, porque dejaríamos a mucha gente sin silla y a las hermandades con menos ingresos. Es la pescadilla que se muerde la cola. Cada español tiene una selección española y cada cofrade una carrera oficial. Yo tengo claro que tanto si dejamos esta como si cambiamos, ninguna contentará a todo el mundo.

– Dice usted que la propuesta de empezar en la Alameda del Banco ha sido idea de uno o varios consejeros, ¿le preocupa que desde el consejo se comenten demasiado estas cosas que luego salen a la luz pública creando malentendidos innecesarios?
– No. Esta idea la tienen muy madura y la han trabajado. Hay planos, se ha hablado con Policía, con una empresa que ha hecho un estudio… evidentemente, al hablar con tantas personas, genera conversaciones. Si trabajas una idea, tarde o temprano sale.

– ¿Cree que algunas hermandades son susceptibles de ser cambiadas de jornada? ¿Alguna se lo ha planteado?
– Yo creo que hay una hermandad que falta en la madrugada. No sé qué significa eso de reorganizar la Semana Santa. A mí en la madrugada sí me sigue faltando una hermandad de capa, de las grandes. Indudablemente, eso es complicadísimo. Si yo fuera hermano mayor de mi hermandad, me la intentaría llevar a la madrugada. Pero no lo soy (ríe). Pienso, hoy en día, que es una gran oportunidad. Eso es complicadísimo. Jerez tiene una gran oportunidad en estos momentos en la madrugada con lo ocurrido en Sevilla. Una hermandad en la jornada es un ‘pelotazo’, hablando claro. Es la madrugada que queda, digamos, ‘fuerte’. Se nos va de las manos, ni el consejo ni el ayuntamiento estaríamos preparados por temas de seguridad, de limpieza… Tenemos hermandades de silencio espectaculares, una cofradía tan singular como la del Nazareno, la Yedra… hace falta otra de capa.


– ¿Comparte la teoría del obispado de la falta de arraigo para con la Hermandad de la Sed?
– Eso habría que preguntárselo a don José, a ver a qué se refiere. Esos son temas que… ¿cómo se valora eso? Una hermandad de barrio… ¿cómo se sopesa? Y más con una hermandad que está ayudando a pagar un templo nuevo y que no ha fallado en los pagos. Él tendrá los informes del párroco, sus razones pastorales, que yo no conozco. Yo veo mucho ambiente en el barrio.

– ¿Qué le ha trasladado el consejo a la hermandad?
– Nuestro apoyo. Dani lo sabe, además es amigo mío personal y tiene nuestro apoyo personal. Yo ya sabía en Semana Santa que no iban a incorporarse cofradías nuevas el año próximo. Pero como ya le he dicho a ellos, mi hermandad tardó seis años. El Soberano dos, Pasión cinco. No pasa nada, que lo vean como una oportunidad para seguir trabajando y madurando.

– ¿Crees que la incorporación debería estar recogida en la normativa que se va a cambiar y no que esté a criterio del obispo de turno?
– Estamos en la iglesia. Nuestro obispo y pastor decide sobre estos asuntos. Creo que está regulado lo de los cinco años, que a partir de ahí se puede solicitar. Es a criterio del obispo, es así.

– ¿Cómo son las relaciones con el obispado y con el ayuntamiento?
– Joaquín (Perea, delegado diocesano) nos tiene mucho cariño, además que su hija está en el consejo. Cuando yo era hermano mayor siempre fue muy amable y cariñoso. Es obvio que hay decisiones que están por encima de él. Con el ayuntamiento, mejor no puede ser la relación, de mucha cercanía con la alcaldesa.

Lo peor, la ingratitud de algunos. Que alguien te diga “voy a votar que no a todo lo que propongas en tus cuatro años de mandato” desde el primer momento, es triste porque somos cristianos.

– ¿Qué sensaciones quedaron en la delegación Sacramental tras la festividad del Corpus?
– Hemos hecho todo lo que hemos podido, aunque queríamos haber hecho algo más. La procesión la organiza el cabildo catedral, ellos son los que la llevan. Hemos propuesto algún cambio pero el cabildo no lo estimó oportuno. Está bastante bien como está, pero queremos mimarla y mejorarla poquito a poco en los próximos años. Hemos querido crear un buen ambiente en torno a la procesión del Santísimo con los altares, escaparates, alfombras de sal…

– Cuando se reúne con presidentes de consejos y agrupaciones de otras provincias, ¿cómo se valora a la Semana Santa jerezana?
– Creo que bastante bien. Se quedan asombrados cuando ven que no somos capital de provincia y somos la segunda Semana Santa en número de cofradías por detrás de Sevilla. Se valora bastante bien. Aunque es cierto que tenemos nuestras limitaciones en cuanto a policía y demás, por no ser capital de provincia. Hay capitales que tienen más efectivos pero menos cofradías que nosotros. Estamos repitiéndolo a ver si así nos hacen caso.


Los consejos de Andalucía van a pedir ayuda a las administraciones partidas para conservar su patrimonio.
– Sí. Lo que dicen es que dinero no hay, pero que el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) está a disposición de las hermandades. Nos dijeron que Sevilla se lleva la mayor parte de todo esto por ser la capital, luego Málaga y después el resto.

– ¿Qué falta para que la Semana Santa de Jerez sea declarada de Interés Turísico Internacional?
– La Semana Santa de la provincia, indudablemente, es Jerez. Creo que las instituciones deberían hacer los esfuerzos pertinentes. Es cierto que todo está hecho, listo… pero es cuestión de dinero. Este año no se ha logrado por dinero. En los próximos presupuestos lo plantearemos y esperaremos que salga adelante.

– ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de este año?
– Lo mejor, te diría que la experiencia personal. Es bestial la vivencia. Pero el trabajo de mis consejeros, de todos y cada uno de ellos, que le quita horas a su familia, a su trabajo, a sus hermandades… el trabajo de los que están conmigo, su ilusión y sus ganas. Chapeau. Lo peor, la ingratitud de algunos. Hay veces que te das cuenta de que cuando lo haces medianamente bien, nadie dice nada. Pero cuando te equivocas… en concreto hay una experiencia con una persona muy desagradable. Que te diga “voy a votar que no a todo lo que propongas en tus cuatro años de mandato” desde el primer momento, es triste porque somos cristianos.

– ¿Qué queda por hacer?
– Lograr que la Semana Santa de Jerez sea declarada de Interés Turísico Internacional y que haya una señal única de televisión. Aunque sea muy complicado.


FOTOGRAFÍAS / VÍDEO: Adrián Muñoz.


 

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *