Restauradas las cartelas de la capilla del Sagrario de Santiago

El escultor bornense Ismael Rodriguez-Viciana Buzón ha sido el encargado de devolver el esplendor a la bóveda de la capilla del Sagrario

La pasada semana se dio un paso más en la rehabilitación de todos los elementos de la parroquia de Santiago el Real y de Refugio, ya que fueron colocadas en la bóveda de la capilla del Sagrario -sede canónica de la Hermandad Sacramental- las cartelas de los cuatro evangelistas que ha restaurado el escultor bornense Ismael Rodríguez-Viciana Buzón.

Las mismas, que se encontraban en un lamentable estado de conservación como consecuencia de la desaparición de diversos fragmentos, así como a la ausencia de adhesión entre los diferentes estratos que constituían las piezas o su distorsión cromática, han recibido una importantísima intervención, con el único objetivo de devolverlas a su estado original.

En un primer momento, las piezas fueron trasladadas al estudio de restauración de Rodríguez-Viciana, donde se procedió al montaje de las mismas, fijándose los estratos como paso previo a su manipulación. Los diversos fragmentos fueron recuperando los volúmenes. Fijados los estratos, dichas piezas fueron encoladas y cosidas con espigas de madera para garantizar aún más su correcta cohesión y estabilidad. Las imágenes de San Mateo y San Juan fueron las que en mejor estado se encontraron, mientras que las de San Marcos y San Lucas apenas conservaban restos originales.

Con el uso controlado de diferentes agentes químicos, y de modo minucioso, se procedió a la limpieza de policromías y estofados, recuperándose el esplendor que en etapas anteriores nos aportaban estos preciosos medallones. Con esta actuación, se finalizaba la intervención para su conservación. Fue entonces cuando, a partir de las formas originales, hubo que pasar a la fase de reintegración volumétrica y, prácticamente, de nueva hechura en los medallones de las imágenes de San Marcos y San Lucas. Las nuevas reconstrucciones se sellaron a base de estuco para ser, posteriormente, reintegradas cromáticamente.

Un minucioso trabajo de Rodríguez-Viciana que ya podemos contemplar en la capilla sacramental de Santiago el Real y de Refugio.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *