JerezCofrade.tv en RRSS

NOTICIAS

Mazuelos, de Huelva a Canarias sin moverse de Bertemati

Con 59 años y once en la Diócesis, es de los pocos prelados que cumple con los requisitos para cubrir destino en las 30 sedes que están o van a quedar vacantes

Fotografía: Rafael Domínguez / VIVA JEREZ

El pasado 6 de junio se cumplieron once años de la ordenación episcopal de José Mazuelos Pérez, que asumió la vacante que Juan del Río había dejado en la Diócesis de Asidonia-Jerez tras su nombramiento como arzobispo castrense.

Mazuelos tiene 59 años -cumplirá 60 el 9 de octubre, día de San Dionisio-, lo que le coloca en las quinielas a la sucesión de numerosos prelados que han presentado o van a presentar ya su renuncia al Papa Francisco por motivos de edad, algo que suele hacerse a los 75 años.

A lo largo del presente ejercicio son diez las diócesis cuyos prelados habrán cumplido ya la edad de jubilación.

Pero hay más. El año que viene se incorporarán a la lista otros siete obispos; y en 2022 serán otros nueve. Y eso sin contar con que hay varias sedes vacantes.

Esto significa que la Iglesia debe realizar alrededor de 30 nombramientos de obispos de aquí a 2022.

Las diócesis donde urgen ya esos relevos son las de Burgos, Canarias, León, Madrid, Salamanca, Sevilla, Tarazona, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Además, Coria-Cáceres está vacante desde febrero porque su hasta entonces titular, Francisco Cerro Chaves, fue nombrado arzobispo de Toledo.

Sin prelado están también en Ciudad Rodrigo, Zamora e Ibiza.

Hasta hace apenas un par de semanas se encontraban a la espera de nombramiento de obispo en la Diócesis de Huelva, precisamente el lugar en el que muchos situaban a Mazuelos como sucesor casi natural de José Vilaplana.

Pero no fue así, porque la vacante ha sido cubierta por Santiago Gómez Sierra, hasta ahora obispo auxiliar de Sevilla. Curiosamente el mismo nombre que sonaba para ocupar la sede de Jerez.

A Mazuelos se le coloca ahora en Canarias porque, entre otras cosas, esta diócesis pertenece a la provincia eclesiástica de Sevilla.

Sin embargo, su obispo actual, Francisco Cases, llegó allí desde Albacete; y su predecesor, Ramón Echarren, era obispo auxiliar de Madrid.

La sede está en Las Palmas e incluye las islas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa.

El próximo año van a necesitar relevo episcopal en Barcelona, Santiago de Compostela, Sigüenza-Guadalajara, Orihuela-Alicante, Almería, Jaén y Girona.

Y en 2022 será necesario buscar obispos para Granada, Pamplona-Tudela, Alcalá de Henares, Sant Feliú de Llobregat, Tui-Vigo, Santander, Cuenca y Palencia. También alcanzará su edad de jubilación Juan del Río Martín como arzobispo castrense.

Aspirantes a las vacantes

Como ya se ha referido, todo ello implicará hasta 30 nuevos nombramientos en un plazo relativamente corto de tiempo.

Los primeros candidatos a cubrir esas vacantes son quienes ya ejercen su episcopado en distintas sedes y tienen todavía por delante al menos diez años antes de presentar su renuncia por edad.

En esa tesitura no hay muchos obispos. Uno de ellos es Mazuelos, a quien restan quince años para esa jubilación.

En total son veinte los prelados en ejercicio que -salvo enfermedad- garantizan cubrir esas vacantes por espacio mínimo de diez años.

El problema es que la mitad de ellos no ha cumplido aún cinco años en sus diócesis, lo que reduce de algún modo la lista de obispos que a priori parecen en disposición de ser trasladados.

Con la jubilación a más de diez años vista y más de cinco al frente de sus diócesis quedan apenas una decena de prelados: Saiz (Tarrasa), Casanova (Vic), Benavent (Tortosa), Munilla (San Sebastián), Carrasco (Lugo), Iceta (Bilbao), Novell (Solsona), Ruiz (Huesca-Jaca) y el propio Mazuelos.

La lógica dice que de esa relación deben salir algunos de los obispos que cubran las primeras vacantes, pero no debe dejarse de lado a los obispos auxiliares, que los hay también en disposición de convertirse en titulares.

Con margen para su jubilación hay una docena. Sin embargo, muchos de ellos han sido nombrados en los últimos dos o tres años.

Quienes más tiempo llevan ejerciendo como auxiliares y tienen edad de asumir empresas mayores son Segura (Valencia), Aznárez (Pamplona) y José Rico Pavés (Getafe).

A este último se le está situando en Jerez como relevo de Mazuelos. Es de Granada y tiene 53 años.

Asidonia-Jerez es una diócesis joven, de 1980, en la que los obispos suelen estrenarse y a la que generalmente se llega desde Sevilla.

Si la historia se repitiese habría que considerar la opción de Álvaro Pereira Delgado, que está siguiendo una trayectoria muy similar a la de Juan del Río y José Mazuelos antes de su ordenación episcopal y que recientemente ha sido nombrado canónigo de la Catedral de Sevilla con 41 años.

Con todo -y aunque su salida parece cada vez más próxima-, a fecha de hoy Mazuelos sigue en el palacio de Bertemati, aunque un día se le coloque en Huelva y al siguiente en Canarias.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

…y en Facebook!

Publicidad