Las Tres Caídas puede perder una subvención para restaurar el retablo de San Lucas

El préstamo que está afrontando la cofradía para pagar la rehabilitación del templo le impide aportar los 16.000 euros que completarían la ayuda de la Junta

La situación económica que atraviesa la Hermandad de las Tres Caídas puede obligarla a renunciar a una subvención de 30.000 euros solicitada a la Junta de Andalucía para la restauración del retablo mayor de la iglesia de San Lucas, una obra de estilo barroco realizada por Francisco López en 1723 y que se encuentra en pésimo estado de conservación.

El problema con el que se encuentra la cofradía es que el presupuesto de la obra se eleva a 46.000 euros, siendo necesario disponer por tanto de los 16.000 euros restantes para completar la actuación.

La crisis motivada por el Covid-19 se ha traducido en una sensible merma de los recursos económicos de que dispone la hermandad, a lo que se suma el hecho de que la cofradía está haciendo frente además al pago del préstamo que solicitó en su momento para rehabilitar la fachada principal del templo.

De hecho, el hermano mayor, Feliciano Pérez de Azpillaga, reconoció anoche en el programa Luz de Pasión, que se emite semanalmente en 7 TV Jerez, que la cofradía está encontrando serias dificultades para hacer frente a los vencimientos mensuales del préstamo, hasta el punto de que ya se plantea solicitar una moratoria a la entidad bancaria que se lo concedió.

El plazo para aceptar la subvención de 30.000 euros expira este próximo viernes 1 de diciembre.

La hermandad está trabajando para tratar de conseguir los 16.000 euros que permitirían la restauración del retablo mayor, pero es consciente de las dificultades que existen dada la coyuntura actual y la imposibilidad de asumir nuevos compromisos bancarios.

Los ingresos de la hermandad han sufrido una merma considerable como consecuencia de la suspensión de la Semana Santa.

A esta circunstancia se une la imposibilidad material de organizar actividades con las que financiar el préstamo con el que deben pagarse las obras.

En este sentido, la cofradía contaba con los ingresos que le reportan anualmente la celebración de un par de zambombas. Por si fuera poco, la crisis que se está viviendo en la ciudad obliga a la hermandad a volcarse en su vertiente social y asistencial, debiendo salir al paso de nuevas necesidades.

Ahí está el ejemplo de la iniciativa “Costaleros por nuestros Mayores”, surgida del seno de la corporación de la iglesia de San Lucas.

Total
3
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La Hermandad de Loreto busca un local para alejarse de su párroco

Next Article

▶️ "Otro formato de Semana Santa no sé ni imaginármelo"