“Acogida fría” a trasladarse al Sábado Santo

Varias hermandades debaten internamente la posibilidad de salir en la que sería la penúltima jornada procesional de la Semana Santa de Jerez. Poco éxito hasta el momento.

Plantear un Sábado Santo viable al obispo Rico Pavés no será tarea fácil. Se deduce de las últimas negativas internas propuestas por varias cofradías en junta de gobierno o, de manera velada, a sus hermanos.

La comisión encargada de entregar un informe sobre la viabilidad de la que sería la penúltima jornada procesional de la Semana Santa de Jerez deberá lidiar con la sensación generalizada de que, hoy por hoy, el Sábado Santo es más un deseo que algo que pueda llevarse a término. Falta lo más importante: la voluntad de varias cofradías por trasladarse de jornada a un día que es una enorme incógnita. Se barajan hasta horarios y recorridos, pero no hay cofradías dispuestas a hacerlos propios.

Más allá de Mortaja y Santo Entierro (cofradías que están abiertas a procesionar el Sábado Santo sólo si la propuesta es atractiva), son varias las corporaciones que ya han rechazado internamente la posibilidad de trasladarse de su jornada (Jueves y Viernes Santo, entre otras). El encaje, sin decreto episcopal, será muy complicado. Y quizás, el talante del prelado granadino esté alejado de esta manera de proceder.

Publicidad

Alternativas encima de la mesa

Como solución a las reticencias generalizadas que se perciben hoy en día, se plantean fórmulas que propicien el reestreno de la jornada y que sirvan como acicate para el futuro. Así, si el Sábado Santo se traduce en afluencia de público y satisfacción por lo dispuesto en la calle, diversas corporaciones pudieran ver la jornada como la solución a sus problemas de horarios e itinerarios. No obstante, el carácter de la jornada hace complicado el encaje de corporaciones más alegres y populares, con el consiguiente riesgo de revestirlo de monotonía.

Sin embargo, la prueba de fuego que significará la llegada de la Entrega en el Sábado de Pasión al centro de la ciudad se antoja como una de las posibilidades más viables: hay ganas por parte de la cofradía, a lo que hay que sumar que es jornada en fin de semana, y hay espacio para encajarla.

Además, se contemplan fórmulas que, aunque muy heterogéneas, complementarían la llegada de la cofradía de Guadalcacín, como la de un ‘Santo Entierro alegórico’. En esta receta se enmarca la posibilidad de incorporar distintas imágenes que no procesionan en la Semana Santa de Jerez para engrandecer la procesión que culminaría con el palio de la Hermandad de la Piedad. En esta hipotética procesión se barajan varias imágenes, con la del Cristo de las Almas de la Sacramental de Santiago como la más destacada y otras que, aunque son desconocidas para el gran público, están sobre la mesa de los ideólogos de esta fórmula.

Un encaje complicado, casi imposible, por momentos rocambolesco. Pero quizás sea la única solución a una Semana Santa que será complicado disfrutar con 6 ó 7 cofradías por jornada.

Total
24
Comparte
1 comentario
  1. Me parece ilógica la postura de algunas cofradías, cuando hay días de nuestra Semana Santa que están totalmente saturados y eso sí que cansa a las gentes, es incomprensible la postura de esas hermandades y el pueblo no entenderá su postura ni que el Viernes Santo la Hermandad de la Piedad y el Santo Entierro de Nuestro Señor procesiones la primera, una pena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

El Transporte recupera el Vía Crucis del Señor del Consuelo

Próxima noticia

La Humildad de Barbadillo ve que su momento está ya “muy cerca”