Dulce Muerte en Santiago

A la luz de las velas


Lleno de lágrimas será aquel día.
En que resurgirá de sus cenizas.
El hombre culpable para ser juzgado;
Por lo tanto, ¡Oh Dios!, ten misericordia de él.
Piadoso Señor Jesús,
Concédeles el descanso eterno. Amén.

Lacrimosa, Dies Irae.


Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.