JerezCofrade.tv en RRSS

El sol de la Alameda de Cristina alumbraba la fachada de una Iglesia Conventual de Santo Domingo en la que esperaban cientos de personas. En el interior, un maremágnum cofradiero se hacía con las naves del templo a la espera de que la Hermandad de la Oración en Huerto pusiera en la calle su paso de misterio con motivo del 75 aniversario de su fundación. Esta vez sin olivo, la cofradía se hacía a la calle de manera espléndida, sin lugar a dudas.

La prestancia del misterio envolvía el ambiente pese a la falta del mencionado árbol -a algunos les gustó sobremanera la estampa- y la Agrupación Musical ‘La Sentencia’ hacía lo propio con un nivel musical que hace años que no sorprende a nadie. La comitiva avanzaba a paso lento por las estrechas calles del centro de la ciudad a la par que visitaba las iglesias de la Parroquia de los Cuatro Evangelistas, a la que pertenece la corporación dominica.

El barrio de San Mateo, cénit de la procesión

En una abarrotada plaza de San Mateo, los cofrades del Huerto ponían su Cruz de Guía en medio del gentío. La expectación por el momento la elevaban a la máxima potencia la Hermandad de Los Judíos de San Mateo, que ponía a María Santísima del Desconsuelo en un altar en el cancel de la puerta de su templo, y la Banda de Cornetas Nuestra Señora de la Victoria, Las Cigarreras, que en ese momento tomaba el relevo a La Sentencia, que alcanzó la excelencia musical durante todo el recorrido.

Aún con el acompañamiento musical jerezano el misterio saludaba a la Hermandad de Santa Marta y, posteriormente, encaraba la puerta de San Mateo con sones que recordaban a Martes Santo por la mencionada collación. Momento histórico para los cofrades de ambas cofradías: un saludo sin precedentes entre ambas y dos de sus titulares frente por frente. Tras las preces, relevo musical entre ‘La Sentencia’ y ‘Las Cigarreras’: contraste musical consumado. De ‘La Saeta’ a ‘Eucaristía’ casi sin solución, el excelso nivel de la formación musical jerezana lo mantuvo la hispalense durante la segunda parte de la procesión. Con los ecos de las cornetas llegaba el misterio a San Lucas, con la Hermandad de Las Tres Caídas que, de igual modo, situó a su titular mariana, la Virgen de los Dolores, en el cancel del Santuario Diocesano.

A partir de ahí, de nuevo calles estrechas y un recorrido más reconocible de la cofradía. La Tornería se convirtió en la calle que es el Jueves Santo y la corporación cerraba su procesión al filo de las 2 de la mañana, poco tiempo más de lo que tenían estipulado.

 

Histórico.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

…y en Facebook!

Publicidad

HOY DESTACAMOS ✅