JerezCofrade.tv en RRSS

OPINIÓN

La Virgen de la O, cincuenta años en la historia de la Defensión

Por Fernando Barrera Cuñado

La Virgen de la O, la advocación mariana que despierta admiración, no solo por la belleza de su rostro, sino por el milagro de la encarnación del Hijo del Hombre en el cuerpo de una mujer nacida sin pecado original.

De las manos de Luis Álvarez Duarte, hace cincuenta años, brotó la imagen de una dolorosa que tenía que ser de Jerez, destinada a ser la reina de una incipiente Hermandad de la Defensión que reclamaba una Titular que iba a enamorar los corazones de los jerezanos. Y así fue, Ella nos hizo llegar al taller del muy joven imaginero, atendiendo las indicaciones de cofrades mayores, ejemplares, de los que saben y desean transmitir su saber. Un pequeño grupo de hermanos que llegó, vio y se cautivó de su triste rostro. Supimos de inmediato que Ella era la Virgen de la O.

Poco tiempo después, el 18 de diciembre de 1971 la imagen fue bendecida en la capilla del Colegio de la Compañía de María, donde fue acogida por sus moradoras, a modo de madrinas, con el cariño que solo las monjas saben dispensar. La ceremonia de bendición fue durante un solemne acto con la asistencia de autoridades civiles, militares y de cofrades de otras hermandades que acudieron con disposición de vivir un día histórico. La imagen fue bendecida por el entonces Obispo Vicario Monseñor Juan Antonio del Val Gallo, siendo padrinos el entonces Ministro del Ejército, el Excelentísimo Señor Don Juan Castañón de Mena y su esposa.

Muchos años han pasado, años durante los cuales la Hermandad ha sabido siempre estar a los pies de María Santísima, no escatimando esfuerzos para que, una vez establecidos en el convento de los Padres Capuchinos de la calle Sevilla, pudiera acompañar a sus penitentes morados en la estación de penitencia a la Catedral.

La Virgen de la O es la luz en las tinieblas de las necesidades de muchos devotos, esperanza de las mujeres y niños amparados por la Asociación Red Madre y camino hacia Dios de los niños del colegio de la Compañía de María, los cuales no han dejado nunca, en estos cincuenta años, de estar al lado de su Madre del cielo.

Inspiradora de hermosos actos y oraciones seguirá robando los corazones de sus hijos durante generaciones. Ella acude a los niños, depositando un mar de esperanza en sus limpias almas, germen de una devoción eterna.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!

…y en Facebook!

Publicidad