“Nuestra idea es quitar la tribuna de la plaza del Arenal para la Semana Santa de 2023”

El presidente del Consejo local de la Unión de Hermandades de Jerez aboga por redistribuir esos palcos con el objetivo de favorecer la visibilidad en esa zona

José Manuel García Cordero asumió la presidencia de la Unión de Hermandades de Jerez este pasado verano. Ahora afronta el reto de organizar la Semana Santa tras dos años de suspensiones.

¿Cómo se encuentra a falta ya de un mes para el inicio de la Cuaresma? Imagino que con muchos frentes abiertos…

–Efectivamente. Hay que tener en cuenta que es nuestra primera Semana Santa en el Consejo y por eso somos un poco novatos en muchas historias. Hemos terminado la ronda de reuniones con los hermandades de los diferentes días, ahora empezamos ya con los palcos y sillas y estamos preparando además una guía de la Cuaresma que vamos a lanzar próximamente.

¿Nos puede concretar algo más?

–Bueno, es una publicación que recoge el día a día de cada hermandad desde el Miércoles de Ceniza hasta el Viernes de Dolores, con todos los actos y cultos que las cofradías nos han hecho llegar.  

Meses atrás el obispo les animó a trabajar en una Semana Santa ‘normal’ y entiendo que eso es lo que se está haciendo. No obstante, y a falta aún de algo más de dos meses, ¿será necesario introducir alguna modificación con respecto a aquella normalidad que conocimos hasta 2019?

–Básicamente lo que parece que va a cambiar es que veremos a la gente en la calle con mascarillas, que ya es algo común en nuestras vidas. No tenemos aún constancia de si habrá o no calles aforadas, por ejemplo. Entendemos que la próxima será una Semana Santa lo más normalizada posible.  

Sí se ha planteado alguna que otra inquietud con el tema de los costaleros. ¿Cómo se va a abordar esta cuestión?

–Teníamos idea de gestionar una compra masiva de test de antígenos porque esperábamos que la Junta de Andalucía nos remitiese unas directrices más estrictas, pero en el caso concreto de los test se limitan a recomendar su utilización. Los presidentes de los consejos andaluces entendíamos que debían aclarar si esos test iban a ser obligatorios o no, porque si únicamente se recomienda su uso la gente no los va a utilizar. A día de hoy lo que nos recomiendan es que se limite el número de ensayos, que se utilicen mascarillas FFP2, que se supriman los faldones y que se desinfecten las manos.

¿Se dice algo de la ventilación debajo de los pasos?

–Ahí no dicen nada. Sé que hay hermandades que van a utilizar purificadores de aire bajo los pasos, pero no nos dicen nada. Lo único que recomiendan es que se eliminen los faldones, aunque no le veo mucho sentido porque un paso de misterio se ventila por la canastilla y los respiraderos. En cualquier caso no es una obligación, sino una recomendación. El Consejo lo que hace en este sentido es trasladar la información a los hermanos mayores, porque en esos asuntos no tenemos potestad.

Acaban de comenzar las obras del eje del Arroyo. ¿En qué condiciones se va a poder bajar hacia la Catedral?

–Se va a habilitar un paso en el lateral izquierdo de José Luis Díez para acceder a Santa Isabel y Visitación. El Ayuntamiento está muy por la labor de que la Semana Santa transcurra sin ningún inconveniente y la constructora también. El problema que queda por resolver era el de las seis cofradías que regresan por José Luis Díez y no habrá ningún impedimento porque deben habilitar pasarelas para las ambulancias. El único inconveniente es que no habrá público, sino pasillos para las cofradías. Así que habrá que reubicar a los 80 abonados de José Luis Díez por distintos lugares de la Carrera Oficial, pero tal y como estábamos hace dos meses creo que nos podemos dar por satisfechos porque todo el mundo podrá mantener sus recorridos habituales.

El Consejo apoya en cualquier caso la ejecución de estas obras…

–Sí, porque son unas actuaciones que va a contribuir a dignificar una zona muy significativa del centro histórico y de mucho paso de turistas. Es cierto que vamos a sufrir una molestia esta Semana Santa, pero el año que viene lo vamos a agradecer todos.  

¿Hay sitio para reubicar a esos abonados?

– Sí lo hay porque en 2020 quedaron palcos libres. Este año no se va a tocar nada de la Carrera Oficial. El año que viene sí, tal y como planteamos en nuestro proyecto. La idea es quitar el graderío de la plaza del Arenal que impide la visibilidad a las personas que no están en los palcos, pero eso ya se estudiará con los técnicos municipales.  

¿Esta redistribución de los palcos de la plaza del Arenal permitiría eliminar los de Aladro?

–Eso implicaría un cambio en la Carrera Oficial y dependería de que lo pidieran los hermanos mayores. Nosotros como Consejo lo que sí podemos hacer es modificar la disposición de los palcos para facilitar la visión en lugares concretos por los que ya pasan las cofradías.

¿Cuándo comienzan por cierto los trabajos de montaje de los palcos?

–Está previsto que se inicien este lunes 7 de febrero en aquellas zonas en las que no afecten al tráfico. A lo largo de estos días se enviará a los abonados la carta informando de los plazos de renovación.

La mayoría de los abonados tiene el palco pagado desde 2020, con lo cual el nivel de ingresos va a ser inferior al habitual. ¿En qué medida se está viendo afectada la Unión de Hermandades por esa circunstancia?

–Se hizo un presupuesto bastante austero. Se están haciendo gestiones de temas publicitarios que van a salir ahora en Cuaresma, con idea de que esos patrocinios contribuyan a sufragar los gastos propios del Consejo. Se trabaja en varios frentes; en la guía de Cuaresma que sale ahora, en los boletines que se entregarán en los palcos los días de Semana Santa, en la guía oficial de horarios e itinerarios… Se volverán a colocar banderolas en zona de calle Larga y habrá publicidad en los paneles traseros de los graderíos de palcos. En esa línea estamos trabajando.

Publicidad

El nuevo Consejo aterrizó este pasado verano. ¿Cómo están siendo las relaciones con el Ayuntamiento, que tiene mucho que decir tanto en el asunto de las obras como en el del montaje de los palcos?

–Trabajamos con mucha comodidad. Hay muy buena relación y no nos niegan nada que sea coherente. Hay muy buena sintonía porque todos queremos lo mejor para Jerez y que la Semana Santa sea lo más normal posible.

Hablemos de un asunto que ha vuelto a salir a la palestra estos últimos días: el museo de la Semana Santa. ¿Qué se ha ofrecido realmente desde el Ayuntamiento y en qué condiciones?

–Es un anhelo histórico de las cofradías. Estábamos buscando también lugar para la sede, que se ha quedado pequeña. Se plantearon varias posibilidades que nos gustaban y de los posibles ofrecimientos uno de ellos era el antiguo museo taurino de la calle Pozo del Olivar. Es el que mejor está de conservación y donde menos hay que invertir. Sería dejar la plaza Peones como centro administrativo y este enclave para exposiciones, auditorio para reuniones, conferencias… Es un momento oportuno que debemos aprovechar porque así podríamos tener ese museo que todo el mundo quiere y esa sala de reuniones. Se entiende que la cesión se haría por 75 años, pero las condiciones de la operación tendrán que verla los equipos jurídicos del  Ayuntamiento y del Obispado.

¿Considera factible ese ansiado museo? ¿Cómo se gestionarían los contenidos teniendo en cuenta que muchas piezas son de uso cotidiano?

–Es cuestión de hablarlo. Hay hermandades encantadas en ofrecer su grupo escultórico para este fin en lugar de tenerlo envuelto en mantas encima del paso. También se pueden hacer exposiciones de glorias, exposiciones temáticas o temporales… Lo que se hizo el año pasado fue grandioso pero se dieron unas circunstancias muy concretas. Teniendo el enclave se pueden buscar mil opciones.

Decía al principio que estábamos a un mes del inicio de la Cuaresma y por tanto también a un mes del Vía Crucis de las Hermandades, este año con tres imágenes. ¿Se ha cerrado ya el tema de los traslados de ida y regreso a los templos?

–La documentación ya se ha entregado al Obispado y estamos pendientes de respuesta. Se pidió un Vía Crucis especial, desde tres sitios distintos. En principio el viernes previo al primer lunes de Cuaresma irá a la Catedral la Sacramental de Santiago, el sábado el Señor de la Salud de San Rafael y el domingo la Virgen de Salud y Esperanza. El mismo lunes regresará la Sacramental a la finalización del Vía Crucis y para el siguiente fin de semana quedarán los traslados de las otras dos imágenes.  

Toca hablar de Semana Santa y de sus novedades. Lo último que se ha conocido es que la Hermandad de la Piedad será la primera en pasar por la Carrera Oficial el Viernes Santo. ¿Le convence esa solución?

–Eso tiene que ir al Obispado y tiene que venir aprobado. Nosotros nos hacemos eco de un acuerdo de los hermanos mayores del Viernes Santo. El Consejo trabaja para intentar tener un Sábado Santo y de hecho el obispo nos ha pedido que hagamos un estudio con idea de que lo presentemos de cara al año que viene. Parece que La Mortaja entraría y que La Piedad está entre que sí y que no, más no que sí. La Piedad ha planteado el problema de siempre, que pasan los últimos por la Carrera Oficial y se recogen muy tarde. En principio lo que plantean es un adelanto del Viernes Santo, pero hay oficios en Las Viñas y en San Pedro y no es posible. Nosotros no vemos bien ni mal el acuerdo de los hermanos mayores, lo que hacemos es trasladarlo al Obispado junto al resto de horarios e itinerarios. No sé si es una solución. A este Consejo lo que le gustaría es un Sábado Santo fuerte con tres o cuatro hermandades, que creo que daría incluso más fuerza a los oficios. El Obispado tendrá que decidir si es conveniente o no respetar el acuerdo del Viernes Santo.

¿Por qué no se ha mantenido la propuesta que ya se planteó y aprobó para la Semana Santa de 2020, cuando se decidió que la Hermandad de la Piedad no bajara hasta la Catedral?

–Porque vieron más fácil la alternativa que han propuesto. De todos modos personalmente no me parece lógico que una hermandad que sale para hacer estación de penitencia a la Catedral se quede en la plaza de la Asunción. Es un tema que se iba a hablar con el obispo y que se ha dejado aparcado porque ya ha salido esta otra posibilidad, pero creo que sería un agravio hacia el resto de las hermandades e incluso hacia los abonados de los palcos de José Luis Díez, no este año sino en lo sucesivo. No me parecía una solución coherente.  

El próximo Martes Santo tendremos hasta siete cofradías en la calle y una de ellas, Bondad y Misericordia, ya ha manifestado su idea de procesionar el Domingo de Ramos. ¿Es viable? ¿El Consejo respalda esa idea?

–Es un poco raro que dos hermandades de la misma zona vayan y vuelvan prácticamente por el mismo recorrido. Es algo que hemos heredado y se va a tratar de trabajar para que este año no haya problema. Se tendrá en cuenta esa petición, pero veo muy complicado encajar a esta cofradía el Domingo de Ramos, porque está muy encorsetado. Nos debemos a nuestros hermanos mayores. Si presentan una petición tenemos que atenderla y estudiarla. Quizá es posible plantearles otro día, pero el Domingo de Ramos lo veo complicado.  

¿Qué soluciones se plantean para el Jueves Santo y concretamente para la salida del Huerto?  

–La Hermandad del Huerto va a salir hacia Larga y Bizcocheros asumiendo además el esfuerzo de adelantar su salida en 25 minutos, porque lo que queríamos es que entre la banda de su paso de palio y la cruz de guía de la Hermandad de la Vera Cruz hubiera media de hora de separación para evitar el tapón que se forma con la gente que está llegando a la Carrera Oficial.El resto sigue igual. Queremos hablar con los dominicos para ver si es posible que adelanten los oficios a la una de la tarde, igual que han hecho los carmelitas. De ser así podríamos adelantar el Jueves Santo al menos una hora.  

En su programa incluyó la celebración de tres procesiones magnas: de misterios, de palios y de imágenes de gloria. ¿Cuál será la primera y cuándo? Porque parece que tanto en el Obispado como en el Ayuntamiento están por la labor…

–Salvo que el Obispado nos marque otra directriz, la magna de misterios sería para 2025, que es cuando se cumple el 25 aniversario de la procesión magna de 2000. Para el año que viene sería la de gloria o la de palios. Después de Semana Santa ya empezaremos a hablar con el Obispado, pero la idea es que la de misterios sea en 2025 y las otras para 2023 y 2024.

¿Satisfecho con el cartel de la Semana Santa?

–Apostamos por un cartel un poco clásico, que es la forma en la que queremos trabajar estos cinco años. Estamos muy satisfechos. Queríamos que el autor plasmara su Semana Santa. Es una gran obra. Es impresionante cómo ha sacado al Prendimiento. Esto es como todo, hay críticas buenas o malas, pero lo cierto es que se hicieron 2.500 carteles y se han terminado.

Antes de las elecciones, los tres candidatos acordaron que Pablo Baena fuese el pregonero de esta Semana Santa en vista de que en los dos años anteriores se optó por suspender el Pregón.  ¿Qué sensaciones le traslada el pregonero?  

–Era de justicia que diera este Pregón. Está muy ilusionado.Ha tenido que modificar algunas cosas porque las circunstancias han cambiado. Es el capítulo en el que menos ha intervenido este Consejo pero por la relación que tengo con él también estoy muy ilusionado. 

Total
1
Comparte
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

Álvaro Barba, nuevo capataz de María Santísima de la Esperanza

Próxima noticia

Tiempo de ilusión