Tiempo de ilusión

El inicio de febrero nos deja estampas cofradieras prepandemia y marca citas en el calendario propias de la llamada antigua normalidad

Los prolegómenos de la Cuaresma de 2022 se parecen, cada vez más, a los de 2019. Atrás quedan cientos de miles de angustias provocadas por una enfermedad (aún son noticia), dudas, divagaciones científicas, políticas y sociales; pero -y cruzando los dedos- parece que es tiempo de volver a ilusionarse. Las cofradías ponen y disponen cuanto tengan en sus manos. Y para muestra, no uno, sino tres botones.

Procesión con olor a Cuaresma

El patrón de las enfermedades de garganta, San Blas, así como de la Hermandad de los Judíos de San Mateo, volvió a procesionar por las calles del barrio intramuros. Lo hizo con la mayor de las normalidades posibles: con costaleros -que presentaron pasaporte Covid y usaron mascarilla-, banda y público. Ya es algo habitual, pues lo hemos comprobado en el ciclo de Glorias, procesiones extraordinarias, Rosarios, Vía Crucis… pero en el ambiente se notan destellos de impaciencia y de nerviosismo. La Cuaresma, como Aníbal: ad portas.

Vídeo cortesía de La Pasión en Jerez

Igualás y ensayos como punto de inflexión

Que los costaleros comiencen a llenar las casas de hermandad y locales de las cofradías no es más que una de esas señales que deja la Cuaresma cuando se acerca. En efecto, no es algo que se esté dando ahora, pues las corporaciones de gloria y algunas penitenciales llevan meses concentrando a sus cuadrillas para diversas salidas procesionales. Pero ni todas las igualás son iguales, valga la redundancia, ni los ensayos tampoco.

Porque, aunque los entrenamientos de costaleros hoy erizan sobremanera la piel a sus protagonistas, algunos se convierten en extraordinarios. Basta con asomarse a la barriada de Las Torres para ver cómo los viven los cofrades de la Salvación, que ‘reestrenarán’ a su Nazareno, con un aspecto renovado y más elegante, qué duda cabe, además de estrenarse en la Semana Mayor jerezana procesionando el Martes Santo.

Un Martes Santo con siete cofradías

Lee la noticia aquí

Este saco de ilusiones concentradas se palparon en el primero de los ensayos de la cuadrilla que comanda Jaime Racero, nombrado en octubre de 2019 como capataz del paso de misterio y que, con toda probabilidad, se estrenará este año al frente de la renovada imagen de Alejandro Oliveras de Perea.

Publicidad

Un traslado clásico para restarle días al almanaque

En San Francisco hoy volverá a vivirse uno de esos vericuetos que conducen a la Cuaresma. El traslado del Señor de la Vía Crucis a su altar de cultos se repetirá un año más, esta vez con una nueva esperanza: la de que sea el preludio de una Semana Santa en la calle tres años después.

Será a las 20:30h en la iglesia conventual de San Francisco en la tarde de hoy, 7 de febrero.

Total
2
Comparte
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

"Nuestra idea es quitar la tribuna de la plaza del Arenal para la Semana Santa de 2023"

Próxima noticia

El inicio del montaje de palcos presagia la celebración de la Semana Santa