La culminación de una identidad

La Hermandad del Perdón presentó las imágenes secundarias de San Dimas y Gestas, con las que hace realidad la escena de su misterio

Desde sus inicios, las cofradías han ido buscando sus señas de identidad, algunas originales y otras propias de inspiración venida de tierras más o menos cercanas. Es práctica habitual la búsqueda de identidades previamente definidas por otras corporaciones, aunque casi siempre con una ‘vuelta de tuerca’ que les ha permitido crear realidades paralelas. Podemos encontrar casos recientes y casos también de hermandades que buscaron la originalidad en sus cofradías (túnicas, pasos, enseres…) con una base fundamental: sus titulares. Hermandades como El Cristo o Jesús Nazareno son claros ejemplos de corporaciones que, si bien son guardianes de la idiosincrasia de las primitivas formas jerezanas, tienen diferencias visuales claramente marcadas. De una parte, un palio con costaleros y un paso de Cristo -con cargadores- que no marca el paso. De otra parte, un paso de palio con cargadores y otro, de misterio, que usa el mismo método de carga y que sí marca el paso al andar. Encontramos también diferencias en la manera de hacer penitencia, pero no es intención de este artículo el comparar y, mucho menos, caer en agravios comparativos.

Somos testigos casi a diario de la búsqueda de la identidad de muchas cofradías, en una Semana Santa en expansión que rastrea sus límites con la incorporación de nuevas hermandades a los días pasionales. Búsqueda que se demuestra en las túnicas, sus pasos y el estilo en el que andan o su acompañamiento musical, entre otros elementos puramente visuales. Debajo de estos fenotipos cofradieros encontramos el gen de lo que realmente son las distintas corporaciones, la forma de ser y vivir la fe. Su identidad. Es esto precisamente lo que parece estar culminando el encuentro de una cofradía concreta con su ideal predilecto.

Publicidad

La Hermandad del Perdón celebró su cincuentenario hace no demasiado tiempo y, desde entonces, los pasos hacia la culminación de la cofradía han sido agigantados. No hay que olvidar que aquel 15 de febrero de 2014 supuso un enorme avance para la cofradía que, ese día, volvía a Santa Ana. El crucificado de Pinto Berraquero se ponía en el que fuera su barrio con una imagen y sonidos distintos. Los hachones fueron sustituidos por candelabros y el Cristo del Perdón fue acompañado, por primera vez, por una banda de cornetas y tambores.

Pero, sin duda, el punto de inflexión llegó en el año 2007. Tras quince años en la Madrugada, los cofrades de la Ermita de Guía sucederían a La Borriquita, siendo la primera cofradía en la calle de cada Semana Santa. En el análisis del citado año, que JerezCofrade.tv realizó una década después, escribíamos: “Diez años más tarde, la corporación ha crecido exponencialmente en hermanos y nazarenos y ha experimentado un cambio en lo estético que, si bien no es muy grande, se ha percibido como una lógica evolución de la cofradía”. Cuatro años después de este análisis, queda claro que la realidad supera cualquier pronóstico.

El Perdón en su primera estación de penitencia en el Domingo de Ramos / Javier Romero – JerezCofrade.tv

Y es que, entre otros muchos logros, la corporación del Domingo de Ramos aupó a la que fue la primera mujer en ostentar el cargo de hermana mayor en la Semana Santa de Jerez. Eva Castañeda abrió el camino y hoy por hoy deja de ser noticia, afortunadamente, que cualquier mujer desee optar a presidir alguna corporación cofradiera.

Pero es que, además, hoy la Hermandad del Perdón ha culminado la identidad de su paso de misterio. Aún recuerdo aquella crítica (ya saben, las redes) que nos hicieron cuando dijimos que el paso del Perdón era un paso de misterio. Hoy ya se entiende que faltaban los ladrones de la imaginera Lourdes Hernández para redondear una escena que comenzó en el taller del, a veces, incomprendido Francisco Pinto Berraquero. Antes vinieron la sustitución de los arcángeles de la canastilla, los escudos en orfebrería y los candelabros de guardabrisas, entre otros cambios.

Porque, aunque veamos la ejecución de una idea y quedemos emplazados al Domingo de Ramos para confirmar las buenas sensaciones que nos dejó la presentación de las imágenes secundarias, la fragua de la misma se remonta varios lustros atrás, como hemos podido comprobar.

Total
26
Comparte
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticia anterior

La Unión de Hermandades presenta la guía 'Cuaresma en Jerez' y los detalles del Vía Crucis

Próxima noticia

Presentada la nueva saya bordada para la Virgen de Salud y Esperanza