Dame la mano…

Las pamplinas de @JosAntonioNez

Lunes. Ole ahí, de esos de los que cuando te miras las piernas ya no te las ves tan blancas, poco a poco van cogiendo color, aunque ese color sea tipo “jarrones de claveles rosa Subterráneo” o “gamba blanca de Huelva a 25 € ración”. Pues eso  un lunes más, al lío.

Por cierto no malgastes este lunes, ¿Qué por qué? Porque hoy es el primer lunes de Mariví y no hay una mejor bienvenida que vivir este día como si de una función especial se tratase, de esas de las que llevan vendidas todas sus butacas hace meses.

Déjame que te cuente una pamplina que me pasó hace solo unos días. Te pongo en situación: chancla, toalla y Meyba. Tablita de vuelta de la playa y escucho esta declaración de amor “Niño, dame la mano”.

Dame la mano“, frase que resume perfectamente la necesidad vital de compañía que tiene el ser humano: o necesitas compañía o te necesitan de ayuda…ya lo decía Camarón como él sólo lo sabía decir.

Dar la mano es rescatar a Lucas de su caída, es no dejar que Mara se vaya a la piscina grande, es orientar a Joselito para que vaya en su sitio en el tramo…es servir de red de funambulista cuando tu abuelo baja una acera.

Aún recuerdo el día que le di la mano a mi cuñao cuando más lo necesitaba; aquella vez que fue a firmar la hipoteca de su casa en Sevilla Este y justo antes de entrar al notario lo cogí de la mano, lo miré a los ojos y con la voz entrecortada le dije: “cuñao te me vas más cerca de Facultad de Veterinaria de Córdoba que del Arco”.

Y es que a veces damos la mano en plan “ojalá te quedaras así toda la vida“, como intentando parar el tiempo, ese tiempo que corre y en verano aún más.

De verano en verano es cuando ves que tu mano cada vez es menos necesaria…y tú necesitas más las de los demás, es decir, sólo somos un eslabón más en esa cadena entre generaciones.

Esas generaciones que hoy en día la son menos de dejarse dar la mano y mucho más de enviarse entre ellos 345.768 manitas de colores por el “guasap”. ¡Chavales! esas manos desapareceran al apagar el móvil…cuando das la mano de verdad no se borrará jamás.

¡SONRÍE! Dar la mano es darnos en parte, ayudar, tirar para delante juntos…y es que querido amigo a veces que te den la mano puede salvarte más que mil besos juntos.

¡VIVA TÚ POR SEGUIR DANDO LA MANO !

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *