El escudo que te late

Las pamplinas de @JosAntonioNez

En mi pueblo además del amor a los tuyos se hereda un escudo…ese que te laterá el resto de tu vida en el pecho.

Jugabas al fútbol en la plazoleta de tu barrio con el orgullo de llevar esa camiseta que llevaron todos tus primos puesta, esa que resumía el amor que se le tiene a un sentimiento que va más allá de ganar o perder, esa que jamás ponías de póster por respeto a los colores.

Un escudo en el pecho que subrayaba la sangre que te corre por las venas.

No tenías más que esa camiseta gastada por la PASIÓN que serpenteaba tu alma cada vez que te la ponías; era mirarla guardada en el cajón de tu cuarto e imaginártela con todas las vidas que habían pasado por ella.

Que no te cuenten milongas, eres el único que de verdad siente ese escudo. Los futbolistas van y vienen como mercenarios que son de la pelota, el escudo que nos late en el pecho no se irá con ellos…se quedará con nosotros hasta que nuestra sangre herede esa camiseta que es el mayor patrimonio de su estirpe.

Mi gente, al igual que la tuya, se abraza en cada victoria y bebe en cada derrota. Mi gente, al igual que la tuya, sabe de sobra lo que es saber perder…ellos, los que ponen la mano para cambiar de escudo, no saben lo grande que es ese SENTIMIENTO que jugaba entre naranjos en flor cuando eras un crío.

Nosotros si podemos ahogar las derrotas en los bares, que para eso sabemos que en la barra de los bares se llevan mejor las derrotas…ellos, los que cobran por ponerse tu escudo, no pueden más que irse a rumiar la derrota.

El beso de una derrota es agrio…solo endulzable con el pensamiento de saber que no eres más que un eslabón en la cadena de ese sentimiento que irá de tu madre a tu hijo.

¡SONRÍE! Tu abuelo, tu madre, tu hijo, todos saben que hay que llevar con orgullo ese sentimiento heredado…y es que, querido amigo, el sentimiento que le tienes a esos colores tiene la misma forma que ese escudo que te late en el pecho

 

¡VIVA EL ESCUDO QUE TE LATE EN EL PECHO!

 

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *