Te debía una, yo invito

Selu Montes

Quillo, esto va a ser como cuando tomábamos la copita de rigor al mediodía. Yo tengo algo que contarte, pero antes de lo importante, vamos a hablar de otra cosa. No te quejes, que a la primera te dije que invitaba yo.

Mira, te voy a confesar una cosa que me ha pasado ya varias veces… Una fue en el Stabat Mater del otro día. Hubo un momento mientras recitaba que miré a la Virgen, a los Remedios (conoces bien su cara, ¿la visualizas?). Sus ojos, solo sus ojos. No su cara, sus ojos… Volví la vista al papel, y me perdí. Me trabé. No podía, no puedo con aguantar esa mirada.

Le di vueltas a la cabeza al momento, pero justo una semana después me pasó algo parecido… En Cádiz. Intervine en el Pregón de los Dolores de Jesús Devesa, y quise recitar mi parte de memoria (ya sabes lo que pasa cuando se me mete algo en la cabeza). Bueno, pues empiezo a recitar, miro a la Virgen… Y me perdí. No tenía papeles, nada, solo a Ella, para que encontrara el siguiente verso en mi cabeza… (menos mal que lo encontré)

Tú dirás que porqué te he contado esto, lógico. Te has enterado de lo revueltas que están las cosas en las cofradías en Jerez, ¿verdad? ¡¿No?! Pues mira, mejor que ni te enteres. Yo estoy más o menos al tanto, y tengo un pellizco en el pecho que no me deja ni escribir. Sí quillo, y mira que me gusta escribir, ya lo sabes, pero no salen las palabras de un tiempo a esta parte. No me hagas contarte detalles, que del berrinche eres capaz de encajarte en la sede del Consejo con una pancarta…

Pues a cuenta de esta situación, y recordando las veces que me perdí, dándole vueltas, sé lo que andaba pensando en ese momento. ¿A dónde mira la Virgen? ¿A dónde miran Remedios, y Mayor Dolor, y Amargura, y Prendimiento, y Estrella…? ¿A dónde mira el Cristo? Y aunque triste, esta situación me hace encontrar la respuesta…

No sé a dónde mira el Cristo, pero sé a dónde no mira. No nos mira a nosotros. No mira a Jerez, porque quiere que Jerez lo mire.

¿Y cómo se mira al Cristo? Amigo, esa es otra pregunta… Pero te aseguro que así, no.

Compártelo:

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.