El Paraíso…

Las pamplinas de @JosAntonioNez

Que este mundo NO es un valle de lágrimas es algo que la mayoría tenemos meridianamente claro, y para los que no lo tienen así de claro Dios creó el mes de diciembre. Lunes, el primero de diciembre. Frío, mejor dicho, tela de frío. Las bufandas van apareciendo poco a poco con un olor a humedad que ni una cochera en la planta -3 de un parking de Punta Umbría.

Déjame que te cuente una pamplina que me paso hace unos días. Te pongo en situación: andaba serio, con el ceño fruncido y con cara de “romano malo de paso de misterio de Ortega Brú”. Pues eso, que estando contrariado con el mundo me dicen: “Joselito cambia esa cara que ya es época de zambombas”.

“ZAMBOMBAS”. Fue escucharlo y que me entrara por el cuerpo un cosquilleo tipo “Micaela”. Nadie que esté en su sano juicio puede escuchar la palabra “zambomba” y quedarse tan tranquilo, Montoro con la calculadora a lo mejor. Las zambombas se hicieron única y exclusivamente para beber, hablar de cofradías, cantar, beber, comer, reír, ¿he dicho beber?, vamos que se hicieron para que el personal se dé cuenta de que al final la vida no es un valle de lagrimas, al final la vida es un paraíso. Ni Papa Noel harto de Coca Cola ni leche “migá”. La Navidad en mi pueblo es candela, es vino, es familia y amigos. En mi pueblo, la Navidad es todo eso que intentan ahogar con tradiciones importadas en contenedores de catetadas y americanadas. Pues no, seamos un poco nuestros y vivamos una Navidad más cercana, más de zambombas y menos de EuroDisney, más de camellos y menos de renos voladores…más de familia y menos de pantalla.

¡SONRÍE! Llegó el mes de decirle a la Virgen que es su último mes de embarazo, que en nada está pariendo al que nos salvará…y es que, querido amigo, el inicio de las zambombas es el inicio de empezar a darnos cuenta que vivimos en el Paraíso.


Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.